08 diciembre 2016

¡¡ Fiesta en nuestra Parroquia!!


Imagen relacionada

Hoy jueves día 8 de diciembre, festividad de La Inmaculada Concepción de María, titular de nuestra Parroquia, celebraremos nuestro día en todas las Eucaristías pero, en especial, en la celebración de las 11,00 horas.
¡¡Os esperamos!!

Carrera de vida - 3º Domingo de Adviento, Ciclo A

III Domingo de Adviento: Vídeos Evangelio y Salmo



III Domingo de Adviento: TE SENTIRÁS DEFRAUDADO SI PONES LA ESPERANZA DONDE NO DEBÍAS

Después de haber hablado de la vida pública de Jesús durante ocho capítulos, el evangelio de Mt vuelve a hablar de Juan de una manera sorprendente. Mt ya nos ha dicho quién es Jesús, pero Juan desde la cárcel no las tiene todas consigo. La pregunta a Jesús es muy concreta, pero él responde a dos cuestiones muy distintas. De sí mismo responde de manera indirecta con lo que dice Isaías del Mesías. De Juan responde por su cuenta y riesgo, de una manera también sorprendente. La propuesta del evangelio de hoy es desconcertante: El Precursor dudando que el anunciado sea auténtico.

III Domingo Adveinto: Id y decid a Juan lo que estáis viendo y oyendo

LECTURA ORANTE DEL EVANGELIO

“Jesús no puede estar en un lugar sin irradiar” (Carlos de Foucauld).
¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro? Con esta pregunta, de un Juan Bautista desconcertado, en la oscuridad de la cárcel, comenzamos a orar: ‘¿Eres tú?’. Es una pregunta honrada, necesaria, inquietante que hacemos en un mundo que ni niega ni cree en Dios: ¿Eres tú, Jesús, nuestro Tú? ¿Es a ti a quien tenemos que esperar? Hacemos la pregunta y nos quedamos en silencio, a la escucha de la palabra de Jesús, sin prisa: ¿Qué tiene que ver tu vida con la nuestra? ¿Eres tú quien puede darnos la alegría? ¿Eres nuestro Salvador? “Cuando descubrí a Jesús, comprendí que no podía hacer otra cosa que vivir para Él” (Carlos de Foucauld).      
Id y anunciad a Juan lo que habéis visto y oído¡Qué pedagogía tan sorprendente la de Jesús! Nos regala la mirada de los pobres para verlos y descubrir en ellos la presencia del Reino. Nunca hubiéramos imaginado que esta mirada fuera tan liberadora y que trajera tanto gozo. Jesús nos saca a la calle, como nuevo escenario de la oración itinerante. Nos invita a aprender los nombres de los últimos, a conocer sus historias y a mirarlas con ternura. Nos empuja a hacer lo mismo que Él hizo: compartir con los perdidos un cariño entrañable. Jesús se manifiesta en signos frágiles y pobres, y ahí debe ser buscado, amado y servido, visto y oído. Los pobres son nuestra escuela de oración; junto a ellos aprendemos a ser narradores de la alegría del Evangelio. “Mi apostolado debe ser el apostolado de la bondad. Si me preguntan por qué soy manso y bueno, debo decir: ‘Porque soy el servidor de alguien mucho más bueno que yo’” (Carlos de Foucauld).

III Domingo de Adviento: María

El testimonio, que María, la Madre del Señor, vive, sirviendo y ayudando al prójimo. Coincide este domingo con la celebración de la Virgen de Guadalupe, y precisamente la liturgia de Adviento nos invita a recordar la figura de María, que se prepara para ser la Madre de Jesús y que además está dispuesta a ayudar y servir a quien la necesita. El evangelio nos relata la visita de la Virgen a su prima Isabel y nos invita a repetir como ella: "Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?.
Sabemos que María está siempre acompañando a sus hijos en la Iglesia, por lo que nos disponemos a vivir esta tercer semana de Adviento, meditando acerca del papel que la Virgen María desempeñó. Te proponemos que fomentes la devoción a María, rezando el Rosario en familia, uno de los elementos de las tradicionales posadas. Encendemos como signo de espera gozosa, la tercer vela, color rosa, de la Corona de Adviento.

III Domingo de Adviento: ¿Qué me quiere decir hoy Jesús?

Resultado de imagen de ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?
En este tercer domingo de adviento, el Evangelio nos muestra la alegría y las bendiciones que Jesús trajo a su hogar y a sus familiares, aún antes de nacer. La prima de María, Isabel, llena del Espíritu Santo, no puede contener su dicha ni la del bebé que trae dentro, y al ver llegar a María, la llena de bendiciones. María, humilde y consciente de que sus méritos provienen de Dios, recibe en silencio estas bendiciones.
Un ambiente de fe, amor, humildad y alegría, rodean la llegada de Jesús.
La llegada de un bebé siempre es motivo de alegría, porque en él se manifiesta el amor y la grandeza de Dios. Pero esa alegría rebasa todo límite posible, al pensar que el bebé que ahora esperamos, es el Hijo de Dios, el Mesías que cambiará la historia del mundo y nos guiará, con su mensaje de amor, a la salvación.
Si queremos recibir a Jesús con esta alegría, hemos de preparar un ambiente como el que se vivía en el hogar de Jesús antes de su nacimiento: lleno de amor, de humildad y de fe. Amor para buscar el bien de los que nos rodean; humildad para reconocer las bendiciones que Dios pone en nosotros, y la necesidad que tenemos de Él; y fe para ver tenemos de Él; y fe para ver en la llegada del niño Jesús a Dios mismo que nos invita a acercarnos a Él, a salvarnos.
¡Con humildad, fe y amor, busquemos que nuestro hogar siempre sea un lugar digno de Dios!
¿Ya me confesé para buscar con humildad a Dios en la comunión? ¿He estado cerca de quien me necesita? ¿Mi alegría en esta Navidad es por Jesús?

¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?

Resultado de imagen de ¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?
Juan, que oyó en la cárcel las obras de Jesús, envió a sus discípulos a preguntarle: «¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?».
Jesús les respondió: «Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia el evangelio a los pobres: ¡dichoso el que no se escandalice de mí!».
Cuando se fueron, Jesús comenzó a hablar de Juan a las gentes: «¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña movida por el viento? ¿Pues qué salisteis a ver? ¿Un hombre vestido lujosamente? Los que visten lujosamente están en los palacios de los reyes. ¿Entonces, qué salisteis a ver? ¿Un profeta? Sí, os lo digo; y más que un profeta. Él es de quien está escrito: Yo envío delante de ti a mi mensajero para que te prepare el camino. Os aseguro que no hay hombre alguno más grande que Juan Bautista, pero el más pequeño en el reino de Dios es más grande que él.
Mateo 11, 2-11
 

III Domingo Adviento: Comentario

Resultado de imagen de tercera vela de la corona de adviento
Mateo 11, 2-11
«2Juan, que en la cárcel había oído hablar de las obras de Cristo, envió a sus discípulos a decirle: 3‘¿Tú eres el que ha de venir, o debemos esperar a otro?’.
4Jesús les respondió: ‘Id y contad a Juan lo que oís y veis: 5los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva; 6¡y bienaventurado aquél que no halle escándalo en mí!’.
7Cuando éstos se marcharon, comenzó Jesús a hablar de Juan a la gente: ‘¿Qué salisteis a ver en el desierto? ¿Una caña agitada por el viento? 8¿Qué salisteis a ver, si no? ¿Un hombre elegantemente vestido? Mirad, los que visten con elegancia están en los palacios de los reyes. 9Entonces ¿a qué salisteis? ¿A ver un profeta? Sí, os digo, y más que un profeta. 10Éste es de quien está escrito: ‘He aquí que yo envío mi mensajero delante de ti, que preparará tu camino por delante de ti’.
11En verdad os digo que no ha surgido entre los nacidos de mujer uno mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el Reino de los Cielos es mayor que él’».
¡PALABRA DEL SEÑOR!

III Domingo de Adviento: Homilías


Resultado de imagen de tercera vela de la corona de adviento

1.- ÉL VIENE A NOSOTROS CADA DÍA

Por José María Martín OSA

1.- Tres profetas. Hacen falta profetas en nuestro mundo, decimos con frecuencia. Hoy nos encontramos con dos, mejor dicho con tres, si incluimos a Pablo de Tarso. Los tres anuncian la salvación, los tres animan a tener esperanza, los tres denuncian la injusticia, los tres son perseguidos por decir la verdad y a los tres les mueve el amor de Dios. Isaías, el primer profeta de hoy, anuncia a los desterrados en Babilonia que llegará un día en que volverán a su tierra y "se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará". Juan el Bautista es el segundo profeta que nos presenta la Palabra de Dios de este tercer domingo de Adviento. Manda una embajada para hablar con Jesús y éste le confirma como profeta y más que profeta, el mayor de los nacidos de mujer.

La misión de Juan fue preparar el camino del Señor, ser el precursor del Salvador. Pablo habla de la otra venida del señor al final de los tiempos, la parusía que creía ya cercana. Insta a tener paciencia como el labrador que espera el fruto de su cosecha, o los profetas que soportaron con paciencia todos los sufrimientos. Una lección para nosotros, que tanto nos quejamos por pequeñas cosas, y un motivo de esperanza.

III Domingo de Adviento: Misa familiar 2


Resultado de imagen de tercera vela de la corona de adviento

Prepara: Javier Leoz


1ª idea: descubrir la alegría que produce el encuentro con el Señor.

2ª idea: compartir y brindarnos a los demás es una forma de llegar hasta El

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Hemos celebrado, el jueves, con gran entusiasmo, la fiesta de la Virgen Inmaculada. Cada día, con su ayuda, sentimos que la Navidad está cerca.

Hoy, es el DOMINGO DE LA ALEGRIA.

Estamos contentos. El Señor se acerca. Cada día lo reconocemos en el horizonte. La estrella nos lo indica.

Como cristianos, hoy más que nunca, tenemos que pedir a Dios que nunca nos falte el gozo y la alegría de ser cristianos.

III Domingo de Adviento: Peticiones 4


Resultado de imagen de tercera vela de la corona de adviento

DANOS ALEGRÍA EN LA ESPERA, SEÑOR
Dios Padre Nuestro, observa esta Asamblea de hijos tuyos que reunidos aquí en la Eucaristía esperamos la venida de tu Hijo Unigénito, nuestro Maestro y Amigo. Y respondemos
R.- DANOS ALEGRÍA EN LA ESPERA, SEÑOR
1.- Por el Papa Francisco, por el obispo de nuestra diócesis (…) y por todos los obispos de la tierra para que ayuden y estimulen a una espera de Adviento en alegría al pueblo a ellos confiado.
OREMOS
2.- Por el todo el Pueblo de Dios, especialmente por los sacerdotes, por los diáconos, por las personas consagradas y por todos los hombres y mujeres que viven un laicado comprometido y solidario con todos los hermanos
OREMOS

III Domingo de Adviento: Peticiones 3


Resultado de imagen de tercera vela de la corona de adviento

PADRE, DANOS UN CORAZÓN PACIENTE
El apóstol Santiago nos anima a ser pacientes y mantenernos firmes. Con esta intención elevamos nuestras plegarias al Padre diciendo
R.- PADRE, DANOS UN CORAZÓN PACIENTE.
1. – Por la Iglesia, para que tenga los mismos sentimientos de Cristo y busque y atienda a todos los que están necesitados de Dios.
OREMOS
2. – Por todos los pueblos del mundo, para que el Señor se haga presente entre ellos y puedan celebrar la verdadera Navidad.
OREMOS

III Domingo de Adviento: Moniciones 2


Resultado de imagen de tercera vela de la corona de adviento

MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos bienvenidos a la Eucaristía de este Tercer Domingo de Adviento. Y si siempre deseamos que nuestro saludo de bienvenida sea muy alegre, pues hoy más aún, pues celebramos el domingo “gaudete”, el domingo de la alegría. Desde hace muchos siglos la Iglesia comienza esta celebración con este canto esperanzado y alegre que procede la antífona de entrada: “Estad Alegres…”. Y la frase procede de la Carta de San Pablo a los filipenses. En fin, que vamos completando el tiempo de Adviento y que el próximo domingo ya será el cuarto y último domingo, para dar paso luego a la Navidad. Pues que estemos siempre alegres y esperanzados en todo este tiempo que nos falta para el Nacimiento del Niño Dios. Y que lo aprovechemos para convertirnos más al Señor, para mejorar nuestras vidas y busquemos la felicidad de nuestros hermanos.


Bendición III Vela del Adviento


Resultado de imagen de tercera vela de la corona de adviento

Señor Jesucristo,

queremos ser constantes en la oración y en la acción de gracias,

por ello nos reunimos en tu casa que también es la nuestra.

Tu presencia y cercanía son, para todo hombre, fuente de gozo,

Buena Noticia, porque Tú haces brotar en nuestro corazón semillas de vida

y conviertes nuestro desierto en un vergel.



Al encender estas tres velas, queremos manifestarte nuestro deseo de recibir 

de tu luz, porque Tú eres el verdadero astro que ilumina toda tiniebla;

y expresamos nuestra disponibilidad para ser testigos

y portadores de tu luz ante quienes viven en la tiniebla del sinsentido,

la desdicha, la soledad y el olvido.

(Se acerca una persona y enciende el tercer cirio)

Canto: ¡Ven, ven Señor no tardes! (Otro canto apropiado)

07 diciembre 2016

III Domingo de Adviento: Ficha para niños 2

III Domingo de Adviento: Ficha para niños

Fiesta de la Inmaculada: Recursos varios

01. EL ORDINARIO DE LA MISA. doc
02. EL CARTEL DOMINICAL - Imágenes relacionadas. doc
03. LETRAS Y ACORDES DE LOS CANTOS SUGERIDOS PARA LA MISA - Edgar López. doc
04. LA HOJA DE CANTOS - Para imprimir. doc

El audio de los cantos sugeridos para la Misa:

Entrada:             QUIEN ES ESA ESTRELLA - Autor desconocido (México). mp3
Penitencial:       SEÑOR, TEN PIEDAD - José N. Franco Alderete (Paraguay). mp3
Gloria:               GLORIA A DIOS EN EL CIELO - Bob Hurd (Estados Unidos). mp3
Del salmo 66:   QUE TE ALABEN, SEÑOR, TODOS LOS PUEBLOS - J. Sosa (México). mp3
Aclamación:     ALELUYA, ALELUYA - Alí Guerrero (Colombia). mp3
Ofrendas:          NUESTRAS VIDAS OFRENDA SE HARÁN - Dolores González (Argentina). mp3
Himno:              SANTO, SANTO, SANTO - Edgar López (Guatemala). mp3
Paz:                    CORDERO DE DIOS - Nétor Jaen (Panamá). mp3
Comunión:       SEÑOR, TÚ ERES EL PAN - Orlando Ponce (Nicaragua). mp3
Comunión:       MAGNÍFICAT - Maria José Bravo (Chile). mp3
Salida:               LA GUADALUPANA - Autor desconocido (México). mp3

Comentarios, homilías y reflexiones al Evangelio según san Lucas 1, 39-48:

05. aciprensa.com / Papa Francisco (Pendiente). doc
06. homiletica.org / P. Fidel Oñoro, cjm. pdf
07. Servicio Bíblico Latinoamericano - Koinonía. doc

III Domingo de Adviento: Misa de familia


Resultado de imagen de III Domingo de adviento

III Domingo de Adviento: Celebración o liturgia familiar

Resultado de imagen de III Domingo de adviento
Este Tercer Domingo de Adviento se suele encender la vela rosada de la Corona de Adviento porque se preanuncia ya la alegría mesiánica de que está cada vez más cerca el día de la venida del Señor.
Compartimos una liturgia familiar (oración) para encender la tercera vela.
Se recomienda poner en un lugar especial la corona de Adviento con alguna imagen de la Virgen, crear un ambiente de recogimiento con poca luz, nombrar a un lector especial, así como a un monitor principal, que puede ser el papá o la mamá. Para iniciar la oración, la primera y segunda vela deben estar encendidas.
TODOS: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
MONITOR: Estamos ya en la tercera semana de Adviento: aumenta nuestra alegría y nuestro júbilo por la venida del Señor Jesús, que está cada vez más cerca de nosotros. Empecemos nuestra oración cantando VEN PRONTO SEÑOR (u otro canto apropiado).
1. ¡Oh Pastor de la Casa de Israel!,
trae a tu pueblo la ansiada salvación.
Verbo Eterno de la boca del Padre,
fuiste anunciado por labios de profeta.
¡VEN PRONTO, SEÑOR!
¡LLEGA, OH SALVADOR! (2v)
¡VEN, SEÑOR JESÚS!
¡VEN, LIBERADOR!
¡CIELOS, LLOVED VUESTRA JUSTICIA!
¡ÁBRETE, TIERRA,
HAZ GERMINAR AL SALVADOR! (2v)